¿Qué es yoga?

En los Yoga sûtra de Patañjali, se habla del Ashtanga Yoga, como camino de realización, el cual se compone de ocho niveles o pasos: Yamas, niyamas, asana, prânâyàma, pratyahara, dharana, dhyana y samadhi. Dichos niveles se suelen agrupar en dos apartados: Yoga externo (yoga físico), y Samyama (yoga mental). El primero de ellos, Yoga externo, incluye yamas, niyamas, asana, prânâyâma, pratyahara. Y el segundo o Samyama, dharana, dhyana y samadhi. Durante nuestros retiros trabajaremos yoga externo.

  • yamas

  • niyamas

  • asana

  • prânâyâma

  • pratyahara

Yamas o Restricciones éticas y morales:

Ahimsa: No violencia.
Satya: Veracidad de pensamiento, palabra y acción.
Asteya: No robar. Librarte de la posesión y de la envidia.
Brachmacharya: Abstinencia y moderación.
Aparigraha: No avaricia, no acumulación y actitud de generosidad.

Niyamas o prácticas para crear integridad interior:

Saucha: Limpieza de mente, corazón, cuerpo y entorno.
Santosha: Satisfacción interior desde la autorresponsabilidad.
Tapas: Dirección en la vida para crecer. Objetivo interior.
Svadhyaya: Estudio y conocimiento de tipo intelectual y de una misma.
Isvara-pranidhana: Realización, devoción y dedicación.

Asana:

El asana es la parte del yoga que se refiere al arte de las posturas corporales.
Generalmente en occidente, se usa (erroneamente)el término yoga para hablar sólo de la práctica de asana.
Estas asanas han ido evolucionando desde que Krishnamacharya recopiló y tradujo el manuscrito de Yoga Korunta, en el que Vamana Rishi creó en el año 1000 aproximadamente, un sistema de posturas y movimientos acompañados de una respiración concreta para integrar los Yoga Sutras de Patanjali.
La práctica de asana pretende la unión del cuerpo y la mente a través de la respiración.
La práctica regular de asana evoca sensaciones de tranquilidad, fortaleza física y lucidez de consciencia. Consiguiendo sensación de ligereza, salud, flexibilidad y equilibrio psicofísico. Tiene una influencia beneficiosa en nervios, glándulas y órganos vitales, así como en la musculatura y estructura del cuerpo.

Hoy en día podemos encontrar los mismos beneficios en prácticas más modernas como el Rocket yoga, si no perdemos la consciencia de elementos tradicionales de la práctica de asana como la respiración, el dristi y los bandhas.

La práctica de asana cultiva la armonía física a través del aumento del flujo de prana (energía vital) a través del cuerpo.

Una práctica regular de asana puede ayudarte a eliminar la inconstancia mental y restaurar tu equilibrio emocional aumentando tu vitalidad, fuerza física y bienestar.

Pranayama o respiración yóguica

Prana es la energía vital y ayama significa estirar o expandir, por lo cual Pranayama debe entenderse como la expasión de la energía vital por medio de la regulación de la respiración.
“ …la calma es retenida por la exhalación controlada o retención de la respiración “ Patanjali, The Raja Yoga Sutras libro uno Sutra 1.34

Hay momentos que nos cortan la respiración y otros que nos lo aceleran parece que existe una conexión entre cómo nos sentimos y nuestra respiración. ¿ Podemos cambiar cómo nos sentimos cambiando nuestra respiración ?
La respiración es la única acción continua que hacemos sin parar 24h al día los 365 días al año de toda nuestra vida. Por ello es fácil pasarlo por alto y no prestarle atención a menos que estemo resfriados, estresados, fatigados ….sin embargo la respiración puede llegar a ser la herramienta más potente que nunca hubieras imaginado

Algo tan simple como la respiración puede ser una potente herramienta para

Generar calma
Mejorar el rendimiento
Mantener enfoque y concentración
Iniciar curación mental emocional y física
Prolongar la vida

Pratyahara

Pratyahara: Control de los sentidos y de la Atención. La retirada.

Pratyahara lleva a la retirada del estado de percepción o proyección personal que une los sentidos y la mente.
Los sentidos pueden perturbarnos, alterando nuestra percepción externa, dificultando el contacto con nuestros procesos internos.
De esta manera la separación mente-sentidos de Pratyhara nos puede ayudar a sacar el máximo beneficio de distintas prácticas de yoga.
Retrayendo nuestros sentidos de la estimulación externa podemos conectar con la fuente de satisfacción interna que nos trae la verdadera felicidad.
Con una práctica constante podrás observar cómo a través de la integración de Pratyhara tus patrones mentales van cambiando.
Pratyahara nos lleva del pensamiento racional al intuitivo, preparándonos para una verdadera meditación.